domingo, 5 de julio de 2015

El signo de Cáncer y el Pasado

El símbolo de Cáncer es un cangrejo; un animalito pequeño de concha resistente pero carne suave. Esto ya nos dice mucho del signo en cuestión.
Necesita de un caparazón para no ser lastimado, ya que en realidad es muy vulnerable. Sólo quien ha sido herido, se preocupa por protegerse para no volver a ser lastimado. De aquí podemos comprender su íntima relación con el pasado. Cáncer es un signo melancólico ya que tiende a vivir del recuerdo; el pasado es su lugar más seguro, porque es lo único que conoce.

Conocer sus raíces, de dónde vienen, su tradición, etc. Se convierte en una labor cotidiana. La relación familiar siempre será lo más importante y lo demostrará recibiendo en casa, ofreciendo una comida casera, reuniendo a sus seres queridos alrededor de una mesa bien puesta. Para este signo el término hogar cobra dimensiones muy profundas que quizás muchos no comprendemos. No se trata sólo de que reciban a gente en su casa, o les preparen algo de comer: se trata de mantener el fuego del hogar prendido; de prevalecer las tradiciones del pasado para reconocer nuestra identidad; de cuidar y nutrir y contener; de proveer seguridad. 

Tal vez de las cosas que un Cáncer debería trabajar, es a confiar un poco más en el proceso de la vida y ubicarse constantemente en el único tiempo que realmente existe, el presente, el famoso aquí y ahora. De esta manera podrá disfrutar de lo que sucede en su vida de manera inmediata sin tener que ocupar primero la categoría de "recuerdo".

La mejor manera de celebrar a un Cáncer, es en familia, calor de hogar, comida casera, reuniones íntimas y mucho mucho mucho apapacho.
¡Felicidades!